La de Zurbarán la dejamos para verano

entrada zurbaran

Sospecho que aún queda gente que visita las temporales de verano del Museo Thyssen con la ilusión de volverse a encontrar exposiciones del calado y relevancia similares a las de “Hopper”. Quizá el público o los visitantes habituales ya empiecen a sospechar que llegado el verano, el Thyssen se engancha a una especie de “mainstream” programando muestras con mucho ruido, pero, ciertamente, con no muchas nueces.

Sucedió el verano pasado con “Los Mitos del Pop” una muestra que se quedaba pequeña y que solo servía para que el museo no quedara en fuera de juego con respecto al MNCARS y su muestra de Richard Hamilton. Y este verano ha sucedido con Zurbarán. (Otro día hablamos también de “Like a Painting”)

¿Qué se van a encontrar los visitantes que decidan pagar el precio de la entrada para ver “Zurbarán: una nueva mirada?” Pues básicamente una especie de placebo. Rico placebo, pero placebo. La exposición se articula en 7 salas que empiezan con los primeros trabajos de Zurbarán en los que aparecen grandes conjuntos o lienzos de grandes dimensiones. Según avanza el recorrido, al visitante le saldrá al paso esa pintura más privada protagonizada por retratos tanto de nobles como de santos. Es decir, sacar pies del tiesto…lo justito. Si acaso, y en un ejercicio de agradecer que consigue alejar al visitante de la mera observación pasiva, en una de las salas se nos invita a establecer relaciones entre sus discípulos y otros pintores de su taller (predominando los bodegones de su hijo). Y como Dios manda “the exit through the gift shop” (con la posibilidad de comprar una de las obras de Cruz Novillo basada en las repeticiones que le han hecho famoso, pero en este caso con vasijas de un bodegón de Zurbarán, por poco más de 5.000€). Bien, vale. Es ahí cuando mientras hojeas el catálogo y coges un lápiz de la expo cuando te dices “No es una exposición para tirar cohetes”. No creo ni que fuera una exposición necesaria (cruzando la calle está el Prado, con no pocas piezas de Zurbarán y casi todas mejores y más relevantes). Es una exposición que puede que de una mirada distinta, efectivamente, a la figura del pintor extremeño con la exhibición de piezas inéditas. Pero lo cierto es que no es una mirada sin la que no pudiéramos vivir y, todo sea dicho, no consigue distinguirse mucho de la que da la pinacoteca del otro lado de la plaza de Neptuno. En resumen, nada nuevo bajo el sol. Y mira que se podrían haber hecho cosas… como por ejemplo esta muestra que se realizó hace dos años en Sevilla y que conjugaba uno de los puntos claves y más representativos de Zurbarán, como son sus santas y los magníficos vestidos de éstas, con diseñadores nacionales. No plantea la típica retrospectiva sino que aprovecha al artista como soporte para al mismo tiempo ofrecer algo nuevo. In your face.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entonces a uno le asaltan las dudas y no puede evitar preguntarse, viendo los precios de las entradas y los suculentos descuentos que se hacen con las combinadas, si no se tratará de una mera estrategia de marketing. Un 3×2 al más puro estilo supermercado de barrio. No vas a venir a ver la colección del Museo, querido visitante, vas a venir a ver la expo que te estoy vendiendo a base banderolas por todo el paseo del prado que a este paso terminarán dando más sombra que los árboles que cortó Ana Botella. Porque si nos ponemos a calcular y a echar cuentas, a bote pronto nos aparece como una exposición “económica” (a bote pronto, subrayo). La mayoría de las obras están en territorio español salvo algunas excepciones y aunque nunca es barato preparar una exposición así, lo cierto es que seguramente lo haya sido bastante más que la de Hopper de hace dos años y me atrevo a afirmar que más que Los Mitos del Pop del año pasado. Y si no es así, es para hacérselo mirar…

Está claro, además, que esta estrategia tiene un target bastante definido. Bien saben los programadores del Museo Thyssen que el mayor volumen de visitantes en verano son turistas y que la mayoría de ellos son de “Been there, done that”. Casi da igual lo que se programe. Le embaucamos y no le vendemos una exposición… le vendemos la exposición y la entrada a la colección (y como se descuide le encasquetamos “Vogue Like a Painting”). ¡Y es perfectamente legítimo! ¿Por qué no iba a poder el sistema cultural entrar de lleno en el juego y las estrategias de mercado? ¿que habría de malo en ello? Si hasta las economías de escala han llegado a los museos ¿por qué no iban a llegar las estrategias de marketing y packaging? Ahora bien, creo que nadie debería descuidar el producto que vende. Ni si quiera el Thyssen puede permitirse descuidar su imagen de marca. Y van dos veranos en los que nos colocan unas exposiciones que ya huelen un poco. Porque el turista que este verano está en Madrid, el año que viene puede estar en Dubai o Zagreb, pero el español, o el madrileño que va a quedarse otro verano en Madrid ya teme que la exposición de verano del 2016…no va a estar muy allá. Y no nos engañemos, el turista no es ningún tonto y por el precio de la entrada que paga quiere ver una buena exposición. No se va a ir enfadado si la iluminación es mala, pero se puede sentir un poco tonto si ve que le acaban de vender lo mismo que hay en el otro lado de la calle, pero con las paredes de otro color (un albero muy sevillano, por cierto).

Entroncando de nuevo con el bueno de Zurbarán, en el 2017 le preparan una retrospectiva en el Louvre. Y ¡Oh casualidad! La comisaria será la misma que la de esta muestra: Odile Delenda, quizá la mayor especialista en el pintor extremeño que ¡oh casualidad! es francesa.

Y si hace mucho calor en Madrid y da mucha pereza ir al Paseo del Prado, puede visitarse la misma muestra en octubre en el Kunstpalast de Düsseldorf. ¡Las exposiciones a pachas con otra institución salen más rentables!

La exposición está organizada por el propio Museo Thyssen pero con el mecenazgo de Japan Tobacco International, que repite de nuevo con la institución de Tita. Desde Japón vienen a patrocinar y aquí seguimos sin ley de mecenazgo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s