Fondo contra Forma. Munch en el Museo Thyssen

El Museo Thyssen Bornemisza ha estado exponiendo un riquísimo compendio de obras de Edward Munch desde el 6 de octubre de 2016. Ya no queda nada, porque la exposición Arquetipos cierra el 17 del corriente. De modo que ya puede empezar a ponerse en entredicho la pertinencia de este artículo.

Sin embargo aún se puede sacar algo de él puesto que parece que la forma de proceder del Museo Thyssen y en especial de su comisaria principal, Paloma Alarcó, no tiene visos de cambiar.

edvuard-munch-arquetipos-museo-thyssen-03
Vampiro en el bosque. fotopaco.blogspot.com

Con la colaboración del Museo Munch de Oslo, el Museo Thyssen ha conseguido presentar una retrospectiva de la obra del genio noruego que no tiene precedentes. La exposición “Arquetipos” es completísima con un total de 80 obras, 54 pinturas y 26 grabados, que permiten al visitante salir sin echar de menos  el archiconocido “Grito”. Obras como “Pubertad”, “Melancolía” o “Vampiro en el bosque” se encargan de llenar con creces el vacío de dicha ausencia.

La muestra se articula en distintas temáticas de la obra de Munch. Y así se clasifican todos los cuadros y grabados por salas con nombres como Melancolía, Muerte, Pánico u otros algo más… ¿inesperados? como Amor o Vitalismo.

Y ya está, recorra usted las salas rapidito que hay gente esperando.

Que la exposición es fantástica creo que no se puede dudar. Nadie puede hacer una exposición mala con tal cantidad de piezas y con la calidad y representatividad de éstas. Ahora bien, a esta exposición se le podría sacar jugo para llenar una piscina olímpica, y sin embargo uno sale al paseo del Prado feliz y contento de haber podido ver “La Pubertad”. Y sólo feliz y contento.

La economía de textos en toda la exposición roza la tacañería. Cada una de las salas dedicadas a uno de los temas del pintor contiene a penas un par de frases que evocan de alguna manera el contenido de lo que albergan. Pero poco más. Bien se podría haber hablado de todo lo que Munch viajó por Europa, de cómo recogió y sembró influencias por doquier, de como sirvió de bisagra en la modernidad de un Siglo XX que todo lo esperaba, del éxito que tuvo, de su primordial papel para la cultura noruega… Vale que la nota de prensa sea para la prensa, ¿pero qué problema hay con ofrecer (no dar, ofrecer) al visitante la misma nota que recoge una cantidad de datos e información interesantísima que permiten asimilar mejor la exposición y la figura de Munch? ¿por qué le parece suficiente al museo entregar una escuetísima cartilla en A6 donde se desarrollan en un párrafo cada una de las temáticas.

Parece que esto es todo lo que hay que saberDSC_0674

 

 

 

 

 

 

Naturalmente la obra es importante, pero creo igual de necesario mostrar el contexto en el cual se desarrollan tanto ella como su autor. De este modo la experiencia es más completa, se “forma” al público (entre muchas comillas) y se toma conciencia de la relevancia. En definitiva, el museo se convierte en un lugar en el que se hace “algo más” que mirar. Se supera el espacio expositivo y se convierte en un espacio para la reflexión que creo que es lo que el museo debe ser.

Tengo la firme convicción de que la cultura ha de abrirse a la gente para no enclaustrarse y hablar idiomas distintos. Pero de ahí a dirigir la mirada del modo que lo hace la exposición Arquetipos, creo que hay un paso. Y largo. Facilitar la comprensión de la obra de un artista es algo positivo, pero el discurso reduccionista que consigue Paloma Alarcón no me termina de convencer. A pesar de, según comenta la nota de prensa y los distintos materiales que he hallado, intentar alejar a Munch de la figura estereotipada que normalmente se tiene de él, parece que lo que hace es subrayarla aún más con la clasificación de las obras según temáticas. Quizá sean las dos últimas salas (las dedicadas al vitalismo y a los desnudos) las que nos muestran un Munch más original e innovador en su contenido. Pero el resto, Melancolía, Muerte, Pánico, Melodrama…no ayudan en absoluto.

Dos de los nocturnos que se presentan en la exposición Arquetipos de Edvard Munch en el Museo Thyssen
Nocturnos. EFE.

Comisariar una exposición siguiendo un orden cronológico quizá habría sido lo fácil y nos habríamos perdido algo, pero organizar la exposición al rededor de las distintas temáticas de la obra de Munch sin complementar con algo más de texto es prácticamente lo mismo.

Es más, creo que hay cierto cariz peligroso en ello. A pesar del abundante número de obras, la ausencia de texto hace que se pase por delante de ellas sin conocer detalles que a lo mejor se están escapando al ojo, lo que implica que se tarda poco en hacer todo el recorrido de las obras. Mera contemplación, como decía antes. Peligro: banalización.

Pánico (jaja, que ironía) me da que la cultura, por querer abrirse del todo y llegar al mayor número de gente (o mayor número de visitantes, pues parece que el Thyssen ha caído un poquito respecto al año pasado) termine siendo banalizada, como un producto de consumo rápido y fácil. El temido Been there Done that. Salí al Paseo del Prado después de visitar la exposición y no me entraron ganas de investigar sobre esto o aquello, de acercarme a conocer lo otro o lo de más allá porque nadie me incitó a ello (y a mi se me pica con poco, de verdad. Luego me piqué yo sólo y empecé a idear este artículo)

Si la manida respuesta de “el arte está para hacer preguntas” va a preservar algo de la poca pertinencia que tenía, mejor sería que empezáramos a preocuparnos por cómo hacemos las exposiciones más que por cuántos visitantes podemos atraer a ella.

Museo_Thyssen_Edvard_Munch_ks_4
Grabados de la sala “Muerte”. Kjell Salters madriddiario.com

Y esta vez le ha vuelto a tocar al Thyssen (la primera vez, ya lo dije con Zurbarán) pero puede ser que mañana la programación de cualquier museo se vea determinada por los números más que por la calidad que, reitero, no es mala. Y en ese momento tendremos un problemilla… Y los culpables no estarán eligiendo las obras a exponer…los culpables estarán fuera del museo, haciendo otro agujerito en el cinturón de los presupuestos para poderlos apretar más.

El domingo que viene día 17 cierra la exposición. Merece la visita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s